Emprender y no morir en el intento: #tips legales y de negocio

Emprender no es fácil, luego de que identificas un problema que se debe resolver (tip#1 no pienses primero en una solución que a tu juicio sea la bomba, sin tener claro un problema y quien quiere resolver dicho problema), debes pensar en marketing, producto, proveedores, servicio al cliente, temas administrativos, legales, inversión, recurso humano, finanzas, entre muuuchos otros

Escrito por Camilo Gómez y Santiago Rojas


Emprender no es fácil, luego de que identificas un problema que se debe resolver (tip#1 no pienses primero en una solución que a tu juicio sea la bomba, sin tener claro un problema y quien quiere resolver dicho problema), debes pensar en marketing, producto, proveedores, servicio al cliente, temas administrativos, legales, inversión, recurso humano, finanzas, entre muuuchos otros.



Para ayudarte en este camino de emprender, que muy bien lo ilustra el meme anterior no es nada fácil, a pesar de que tu familia, amigos, inversionistas y otros crean que lo es y estás viviendo la vida deseada, queremos darte estos #tips. Esto, por qué consideramos que para emprender además de las ganas y un producto que soluciona muy bien un problema, es importante aprender de los errores o aciertos de los demás, para ahorrarte dolores de cabeza a futuro.

Primero lo primero: ¿Qué debes tener en cuenta a nivel de negocio?

1. Mercado primero …

Busca un problema que muchas personas necesitan que se resuelva urgentemente. Enamórate del problema y de las personas que la están padeciendo. Entiende primero a estas personas, sus vidas, sus sueños y sus tragedias personales y profesionales. Habla con ellos; sal del edificio, sal de la oficina (en épocas de COVID-19 hay que entender este consejo de manera biosanitaria) y crea con ellos una relación de confianza. Entiende qué los motiva e invítalos a proponer sus propias soluciones. Escoge un pedacito el problema en el cual puedas enfocarte y trabajar profundamente en entenderlo, adaptarlo y transformarlo en una oportunidad. Asegúrate que sea un grupo de personas que apasionadamente necesitan de tu ayuda y que cada día haya más de ellos.


2. … Producto después

Ahora si, conociendo tu público objetivo, las personas a las que vas a resolver sus problemas, pregúntate por qué, y por qué y por qué. Plantéate interrogantes sobre las causas personales organizacionales profesionales culturales y cualquier otro tipo que pueden estar dando lugar al problema. Piensa en potenciales soluciones. Incluye parte de lo que las personas que quieres ayudar te comunican pero también ve más allá de lo que ellos te dicen. Recuerda que ellos están inmersos en el problema y probablemente solamente puedan ver el árbol. Tu responsabilidad es ver el bosque. Demostrarles que tú tienes una solución para problemas que ni siquiera ellos sabían que existía. Asegúrate de lo más rápido posible validar, probar, experimentar, prototipar y hacerlo real. Pasa de las palabras a la acción lo más rápido posible. Falla rápido y vuelve al laboratorio a mejorar el producto.


3. Genera valor para tu equipo..

Enamórate de resolver el problema para todos clientes pero también encuentro la forma de hacer valer lo que estás construyendo y de captar valor para ti y para tu equipo. Piensa en formas de cobrar en la cual el usuario sepa que está recibiendo 10 veces más valor del que entrega en dinero. No te olvides de cobrar y no te olvides de pagarle a tu equipo, empezando por ti. Empieza a pedir algo a cambio de tus usuarios lo antes posible. La mejor manera de demostrar que tienes una empresa y un producto ganador no es con encuestas o con intenciones. El mayor juez de tu empresa es tu clientela. Esto no significa siempre cobrar en dinero pero sí significa captar valor a cambio de los resultados que les estás brindando.


4 ...Y escoge a ese equipo muy bien

No vayas solo. Transformar la vida de personas es un trabajo que requiere de un equipo que se complemente, que se entienda, que sepa perder juntos y levantarse juntos, que compartan sueños, metas y principios. Que tengan historia juntos y que sepan profundamente por qué están haciendo lo que están haciendo. Recuerda que para ir lejos necesitas todo el apoyo que puedas obtener, tanto de socios, como colaboradores, Inversionistas, proveedores, familia, amigos y más.


Claro a nivel de negocio, ahora ¿cuáles son los principales temas legales que debes tener en cuenta?


1. Crear una empresa en la Cámara de Comercio no protege tu marca


Es una situación muy recurrente de emprendedores que están empezando con su negocio creer que cuando se constituye una sociedad bajo un nombre, eso va a evitar que terceros puedan aprovecharse del posicionamiento que tengan tus productos a largo plazo bajo ese ingenioso nombre. Tip#2 ¡Pilas! El nombre de tu empresa en Cámara de Comercio es la razón social de la compañía y esto es muy diferente de la marca, que es un signo distintivo, nominativo (unas letras que componen un nombre), gráfico (solo un logo) o mixto (letras y logo), que identifica tus bienes o servicios en el mercado.




Para proteger tu marca lo más recomendable es primero, asesorarte con un abogado experto en propiedad intelectual que haga un estudio de viabilidad donde identifica en qué clases de niza (por ejemplo la clase 42 te sirve si ofreces servicios de SaaS) y si es probable o no que puedas registrar tu marca; esto te evita perder tiempo y plata para que luego de un año te digan que no puedes registrarla. Si es viable el registro, posteriormente se hace el trámite de registro como tal ante la Superintendencia de Industria y Comercio donde es clave tip#x que estés acompañado de un abogado que te ayude a contestar oposiciones de terceros o interponer recursos de apelación o reposición.


2. ¿Cuándo crear mi empresa?


Es una gran pregunta que solo tu puedes resolver, pues hay múltiples razones para considerarlo, mencionamos algunas:


  • Darle seriedad al negocio de cara a clientes grandes que verían con mejores ojos contratar con una sociedad que con Pepito Ospina.

  • Poder deducir costos y gastos de tu operación a nivel tributario, que no puedes hacer a la hora de declarar renta si eres una persona natural.

  • En caso de demandas de terceros, poder separar tu patrimonio personal (casa, carro, etc) de el de la empresa, para que solo se responda con los activos de la compañía.

  • Para recibir inversión o firmar contratos de vesting con colaboradores, debes tener una sociedad efectivamente constituida para tener efectivamente unas acciones que negociar.

  • Si vas a hacer negocios como persona natural, pero al final terminas siendo responsable de IVA, porque tu negocio te generó ingresos por más de $124.625.000, entre otros requisitos, ¿vale la pena realmente operar así teniendo que facturar IVA a tus clientes y además, no poder deducir tus costos y gastos para calcular renta?


En conclusión, hay unos temas importantes a nivel de negocio que debes considerar, pero nunca dejes de lado la posibilidad de tener una buena asesoría legal, evita que te roben tu marca, perder dinero de tu patrimonio personal por demandas o pagar más impuestos de los que pronosticabas.


Nuestra recomendación es que te asesores de un abogado si vas a crear una empresa, hacer un vesting con colaboradores, crear una empresa o recibir inversión, no es buena idea copiar y pegar o tomar minutas de internet. Si necesitas ayuda puedes escribirnos a liliana@phylo.co.

0 vistas

Phylo S.A.S

 NIT 901.062.765-1

Calle 69 # 9a - 66   |    Calle 98 # 8 - 37

Bogotá , Colombia

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono LinkedIn
  • YouTube

Phylo Legal © Todos los derechos reservados

Suscríbete a nuestro blog